Miyu Kojima / Lonely Deaths

Miyu Kojima at work on one of her pieces. Photograph: Kosuke Okahara/The Guardian

Miyu Kojima at work on one of her pieces. Photograph: Kosuke Okahara/The Guardian

Fue en una feria comercial para la industria funeraria que Miyu Kojima tuvo lo que al principio podría parecer una idea macabra. Kojima, de 27 años, trabaja para To-Do Company, una empresa de limpieza que se especializa en los apartamentos de los recién fallecidos. Muchos de sus trabajos involucran kodokushi («muertes solitarias»), donde la gente muere sola y no se la encuentra durante días, un fenómeno que recientemente se ha apoderado de la imaginación japonesa.

La empresa anunciaba sus servicios en la feria mostrando fotos de las habitaciones que habían limpiado. “Pero las fotos son horribles de ver”, dijo Kojima. “Sentí que les faltaba respeto por el difunto y por su familia al verse así expuesta”. Así que compró pegamento, cartón de poliestireno, cuchillos y otros materiales para manualidades y se puso manos a la obra.

Los resultados se muestran en una mesa en las oficinas de To-Do en el norte de Tokio, un almacén estrecho abarrotado de dos camionetas y cajas de productos de limpieza, y son asombrosos: modelos en miniatura de habitaciones en las que ha muerto gente recientemente. Los cuerpos se han ido, pero la evidencia se conserva con detalles hiperrealistas: mantas manchadas, pisos oscurecidos, gatos abandonados.

https://www.theguardian.com/cities/2019/jun/10/dioramas-of-death-tokyo-cleaner-recreates-rooms-where-people-died-alone