Arte contextual

arte contextual

Fotografía de Jo San Diego, en Unsplash

«Si es algo posible, terminará siendo una de esas mierdas burguesas bienintencionadas, pero mediocres, que viven de las subvenciones. Pero si es imposible se pondrá en marcha solo, hagamos lo que hagamos». —Chris Langham. KLF.

Escrito por Pedro Enríquez de Salamanca (Furby).

El llamado arte contextual se rebela. Como movimiento. Como posición. Como acción. Salta las obvias barreras con las que las instituciones limitan al propio arte. Se enfrentan al establecido espacio-tiempo. Se rebela para huir entendiendo el museo como una decisión política diseñada para esclavizar nuestra mirada. El arte contextual es un concepto inclusivo, una “denominación de origen” capaz de barruntar diferentes sensibilidades, formatos, ideas, disciplinas e imaginaciones pero todas con elementos comunes para su reacción contra el arte visto sólo como una fábrica de objetos para galerías.

El arte como un contexto donde crear en situación, con el espacio-tiempo como nuevo lienzo a deformar. Interviniendo. Descubriendo. Apropiando. Desenmascarando. Participando. Creando en un contexto real, aquel que relaciona al artista y el sistema… el escenario urbano como una perita en dulce. La ciudad como un lugar mágico donde accionar y ser visto. Un espacio puramente contextual.

Y por saltarse los límites del mercado, la industria y la obsesión por la unidad que se puede medir también podemos hablar de un arte efímero. Un acontecimiento frente a una exposición. Acciones para evaluar la sociedad y a sus socios, entre los que se encuentra el artista como instigador, accionador o ideólogo capaz de modificar la vida; la mirada social. Experiencias para construir en la memoria, en los hábitos, nuestras intuiciones, decisiones y realidades personales subconscientes…

Porque todos podemos ser artistas desde nuestras consciencia y conciencia de facto… Hacer con intención de que sea arte nos convierte en artistas. Capaces de impactar. El graffitti, el arte urbano, los massmedia art, happenings, guerrillas discordantes o los flash mobs performativos (convertidos en spots virales)… Es sin duda la performance la que se convierte en la disciplina esencial para cumplir con el contexto de intervención y colaboración. La performance permite la acción artística de cualquiera porque no precisa de técnica ni estudios tan solo entrar en acción con un compromiso consciente. Es entonces cuando el artista asume un role de relación directa con el público… Ya sea través de una pared, una cuerda o los anuncios clasificados de un periódico.

El arte contextual activa más que inventa. Por eso el proceso es la clave. Como desharía Deleuze, las obras de arte son como sujetos, estáticos… y sin embargo estamos en la era del predicado. Del movimiento. De la transacción. Debemos ser antes que estar. La vida no es si no un viaje… una deriva… una acción… Y el arte contextual, y muchos artistas que nos han inspirado a lo largo de nuestra exploración, es una expresión claramente significativa para alcanzar muchos descubrimientos en nuestra exploración de #LasRelacionesEnLasCiudades.